Freirina rescata relatos a través de importantes personajes de su historia

Spread the love

Freirina está de aniversario !!

La comuna de los “Monumentos Nacionales”, que está cumpliendo este mes de octubre 268 años de vida, la comuna más antigua de la provincia del Huasco,  a través de distintas instancias y plataformas está promocionando actividades, todas con un sello comuna: su riqueza histórica y patrimonial.

De allí que los amigos de la Biblioteca pública “Homero Callejas” a través de su programa Fomento Lector, han estado publicando varias historias del libro “Freirina, una historia”, del escritor e historiador local, Oriel Álvarez Hidalgo, quien además se desempeña como encargado de la biblioteca municipal.

Infórmate Más comienza compartiendo con nuestros lectores con la historia de don HERIBERTO BERMOR CASTILLO CORTÉS, Dirigente sindical y político.

Personaje de una notoriedad destacada en la política comunal de los últimos cuarenta años de Freirina, sobreviviendo con sus pensamientos a una época difícil de la vida cívica, gracias sencillamente a que “Bermor”, como es conocido Heriberto Castillo Cortés, ha sido toda su vida una persona franca en el dialogo político, sin embargo, muy respetuoso en sus conceptos hacia las personas, incluso para aquellos que no profesaban sus pensamientos o ideas.
Heriberto Bermor nació en la Hacienda Nicolasa el 30 de octubre de 1934. Fueron sus padres don Manuel Castillo Pizarro y doña Dominga Cortés Araya, quienes, además de Heriberto Bermor, tuvieron a sus hijos Norma, Modesto, Manuel, Julio, Luis, Guillermo, Héctor, Irelba, José Alcides, Jaime y Ramón, este último fallecido prematuramente.

Sus primeros años de estudios los realizó en la escuela de la Hacienda Nicolasa, donde aprendió sus primeras letras de sus profesores Ramón Córdova y Samuel Castillo, guardando gratos recuerdos de este último, quien incluso lo cobijó en su casa por algún tiempo.

Su padre fue criancero, arriero y minero, labores que el niño Heriberto aprendió a realizar a temprana edad. Después de vivir en varios lugares con su familia, en 1954 llegó a residir a su actual y querida población de Vicuña Mackenna de Freirina. El año 1954 parte a realizar su Servicio Militar en el Regimiento de Ingenieros Nº 1 de Atacama, en la ciudad de Copiapó, donde se integró con verdadero entusiasmo y profesionalismo a las actividades militares, incluso formando parte de reclutas deportistas, lo que le permite ser destacado como “Guardia de Honor”, privilegio otorgado solamente a algunos jóvenes.

Su vida laboral, una vez concluida su formación uniformada, la inicia en la Empresa Capote Aurífero de Freirina, desempeñándose en carga y descarga de camiones en la antigua cancha de la Avenida Las Heras, donde aprende de los mecánicos de la empresa, entre ellos don Leoncio Briceño, a conducir vehículos. Una tarea agregada a sus labores, era la de encender y apagar el motor a petróleo que tenía la empresa, para complementar la energía eléctrica del pueblo, proveniente de la “Turbina”, ubicada en la ribera norte del río.

En 1956 viaja a Santiago para laborar en diversas ocupaciones, destacándose como chofer en la empresa Mademsa, donde comienza sin quererlo, a practicar las actividades sindicales, ingresando en 1958 al Partido Comunista de Chile, entidad a la que ha pertenecido toda su vida. En su permanencia en la capital, participó en algunas actividades culturales, integrando por algunos años el Grupo de Teatro “Mademsa Sim”. También labora en la Caja Bancaria de Pensiones, Galería Astor y la tienda Duquesa.

En 1965 retornó a Freirina, trabajando en su labor de conductor en empresas privadas como Trasportes Bruzzone de Huasco y Simunovic de Freirina.

En 1967 le ofrecen la posibilidad de presentarse como candidato a regidor por su partido, desafío que acepta y que gana, quedando integrado al Cuerpo de Regidores de la Municipalidad de Freirina por dos períodos, labor que desempeña hasta el 11 de septiembre de 1973.

De la actividad edilicia recuerda diversos proyectos, especialmente el reconocimiento a las labores de los crianceros, agricultores y mineros. La compra de terrenos del Hotel Plaza, hoy Liceo Ramón Freire, dotación de luminarias a las poblaciones, etc. Guardaba especial recuerdo y agradecimientos al profesionalismo del Secretario Municipal don Carlos Doralea, quien se destacó por su gestión y asesoramiento hacia los regidores.

Al término de sus actividades de regidor, al iniciarse el Gobierno Militar, don Heriberto recibe un trato, no deferente, sin embargo de respeto hacia su persona, producto de su accionar hacia las personas. Incluso, decía que no fue rencoroso y, que “agradece a su pueblo, a todos los políticos, de todos lados, la posibilidad de haber entregado su aporte a la actividad política de Freirina”.

En 1974 se trasladó hasta Rancagua para trabajar en lo suyo, chofer de transportes, actividad que algunos meses más tarde, vuelve a desempeñar en Freirina, en la empresa de don Ernesto Simunovic, continuando sus actividades particulares en su pueblo natal.

Don Heriberto Bermor fue padre de tres hijos: Luis Roberto, Amparo de la Cruz y Lorena del Pilar. Falleció en Freirina, el 14 de agosto de 2010.

Fotografía: Colección del autor.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *