Apoyan a crianceros de Tierra Amarilla con dos toneladas de alimento

Spread the love

La estatal se encuentra impulsando un programa de asistencia a vecinos de zonas rurales, el que fue valorado por autoridades regionales. A la fecha, se han entregado siete toneladas de pasto obtenido desde las cachas deportivas del Complejo Metalúrgico de Paipote, avaluadas en $ 7 millones.

Incorporando nuevas opciones para ir en apoyo de sus comunidades, la Empresa Nacional de Minería (ENAMI), se dirigió junto al seremi de Agricultura, Patricio Araya Vargas, la directora regional de INDAP Mariela Herrera Cañete y representantes del Programa de Desarrollo Local (Prodesal) de la Municipalidad de Tierra Amarilla hasta los sectores de Mal Paso y La Tropicana de la comuna, para entregar más de dos toneladas de alimento a crianceros de la comuna, quienes producto de la pandemia y la escasez hídrica se han visto afectados.

En total, la estatal puso a disposición de la comunidad de Tierra Amarilla 200 fardos de alimento para cabras, vacas y ovejas; y que están valorizados en cerca de $ 2 millones. Sin embargo, esta entrega no es la única que ha concretado ENAMI durante 2021, ya que al primer trimestre se han repartido cinco toneladas de pasto distribuidas en cerca de 500 fardos equivalentes a $ 5 millones, materializando en total 7 toneladas por $ 7 millones, equivalentes a 700 fardos.

“Es muy importante lo que estamos haciendo junto a la municipalidad e INDAP, nos acompañan seremis de gobierno y directores de servicio a quienes hemos podido mostrar y poder acompañar, con nuestros vecinos, la entrega de un apoyo con fardos de pasto, hoy con dos toneladas -una cantidad no menor- y en lo que llevamos de año 7 toneladas a distintos crianceros que se emplazan en las zonas rurales cerca de nuestras operaciones. Esto es relevante, ya que como ENAMI estamos ampliando las áreas donde podemos ir a apoyar a nuestras comunidades, que en el caso de los crianceros no lo han pasado bien por culpa de la sequía y ahora último por la pandemia y, con estas ayudas, vamos fortaleciendo vínculos y aparecen nuevas ideas, nos llevamos cuatro nuevas tareas que, conversando con la señora Paulina y Delia, nos permite seguir apoyándolas y a tener un rostro con el que como ENAMI no solo nos dedicamos a la importante y fundamental labor del fomento a la pequeña y mediana minería, sino que nos insertamos como una empresa moderna en el apoyo de nuestras comunidades cercanas”, indicó el gerente de Seguridad y Sustentabilidad, Felipe Carrasco.

Se suma que el pasto entregado es parte de un Plan del departamento de Relaciones Comunitarias de ENAMI con el que se busca dar un valor agregado a las mantenciones realizadas a las chanchas deportivas del Complejo Metalúrgico de Paipote, reutilizando y transformándolo en comida para animales de crianza. Iniciativa que, en la comuna de Tierra Amarilla, cuenta con el apoyo la municipalidad a través de su Programa de Desarrollo Local (Prodesal).

“Me parece super buena la ayuda, nosotros tenemos pasto aquí pero no es suficiente, entonces con esta ayuda nos sirve, porque a veces se nos mueren los animales donde tenemos escasez de pasto, así lo encuentro super bueno y además que es reciclado desde la cancha con esto ayudamos al medioambiente”, Delia Alquinta, criancera del sector La Tropicana.

En esa misma línea, Paulina Tapia, criancera del sector Mal Paso, aseguró estar “super agradecida porque con estos podré alimentas a mis cabras, chancos, burros, cabras, conejos. En estos últimos meses ha sido difícil encontrar alimento para nuestros animales, por ejemplo, un fardo de pasto no nos alcanzaría a durar ni un minuto, entonces para nosotros ha sido sumamente difícil, está complicado”.

El seremi de Agricultura de Atacama, Patricio Araya, celebró la acción de ENAMI e indicó que “esta es una iniciativa bastante buena de ENAMI para entregar un aporte, para venir a solucionar en parte el problema de la sequía que tiene la región y la comuna de Tierra Amarilla, donde todos los crianceros se están viendo afectados”.

Finalmente, en virtud del contexto en el que se desempeña la labor rural, la directora regional del INDAP, Mariela Herrera, explicó que “los crianceros han sufrido una situación particular en los últimos años que tiene que ver con el cambio climático dado por el déficit hídrico estructural de nuestra región, pero que se ha intensificado por la falta de agua para riesgo. En ese sentido la cantidad de alimento para mantener la masa caprina se ha visto mermada, por lo que la articulación que hace Prodesal con ENAMI es importante para poder suplir esa alimentación para el ganado caprino de esta zona”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *