Energía y agua: plantean necesidad de contar con una estrategia de desalación

Spread the love

En el conversatorio «Agua – Energía: una relación necesaria para los desafíos actuales y futuros», organizado por el Programa de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la GIZ, se analizaron los desafíos y oportunidades de la desalinización del agua en Chile, considerando el uso de energías renovables.

La necesidad de contar con una estrategia de desalación fue uno de los puntos destacados en el webinar «Agua – Energía: una relación necesaria para los desafíos actuales y futuros», organizado por el Programa de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la GIZ, donde se mostraron los resultados de un estudio que identificó zonas para el desarrollo de proyectos integrales de agua y energía.

El socio de Impacto Legal y ex presidente de la Asociación Chilena de Energía Solar (Acesol), Ignacio Rodríguez, planteó la probabilidad de que la desalación en Chile pase por un camino similar a lo que ocurrió con la energía solar. «Hace 10 años todos decían que la energía solar era muy caro, intermitente, etc. Hoy en día vemos que la energía solar esta masificada y seguirá desarrollándose en forma masiva. Es muy probable que ocurra lo mismo con la desalación, está creciendo a pasos acelerados. También la misma energía está bajando, siendo un componente fundamental de la planta desalinizadora».

Desalación

«Los desafíos regulatorios deben estar alineados con esa visión histórica hacia futuro en el tiempo. Para que la desalación pueda acelerarse en Chile, lo primero es definir una estrategia de desalación, hay un proyecto en el congreso pero también hay que pensar en el ordenamiento territorial. no puede estar desarrollada en forma anárquica, debe calzar la oferta y demanda en sus distintos usos (agrícola, minero, potable, fines públicos)», indicó.

Según el jefe de División de Proyectos de Ministerio de Energía, Alfredo Guzmán, «para la gente que vive en el sector rural, el agua desalinizada es la única opción. En esas regiones cada proyecto construye su propia solución y crean plantas desalinizadoras, tanto en las mineras como para uso personal. Sin embargo, la legislación nacional no se ha hecho cargo de las soluciones. Hoy estamos atrasados, pero podemos compensar esto con el desarrollo de las energías renovables».

Respecto a las tarifas y al uso del agua desalinizada, Guzmán dijo que «ya hay un grado de naturalidad en el uso de estas, porque en algunos lugares no hay otra alternativa, por eso existe disposición a pagar por ella. El precio del agua, considerando la utilización de plantas desalinizadoras hará que exista una variación hacia el alza».

Sin embargo, «el alza no será por siempre debido a que hay un factor bien importante asociado a cómo la clientela multipropósito puede llevar el precio del agua desalinizada a un precio ponderado razonable y también, hay que poner en la balanza el hecho que la desalinización genera disponibilidad en el uso del agua del área rural».

Posteriormente, Damaris Orphanópoulos, socia fundadora de Rodhos Asesorías y Proyectos Ltda., expresó que llama la atención que Chile, «siendo un país con vocación hidroeléctrica haya abandonado este camino. No por el tema de que no tenemos agua por el cambio climático, sino por razones medioambientales».

A su juicio, «es importante saber gestionar, hoy en día lo que falta es llegar a acuerdos para encontrar un buen resultado. El agua potable en el sector urbano es prioridad hace más de 30 años y si no hemos podido lograr lo mismo para el sector rural es porque faltan notoriamente las gestiones para hacerlo».

Fuente:MCh.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *